contador de visitas

Páginas vistas en total

VERSICULO DE HOY

Iglesia New Life Mission

El Predicador

Numeros 18 : 7

Pero tú y tus hijos contigo atenderéis a vuestro sacerdocio en todo lo concerniente al altar y a lo que está dentro del velo, y ministraréis. Os doy el sacerdocio como un regalo para servir, pero el extraño que se acerque morirá.

Isaias 55 :1

Todos los sedientos, venid a las aguas; y los que no tenéis dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad vino y leche sin dinero y sin costo alguno.

Mateo 10 : 7 , 8

Y cuando vayáis, predicad diciendo: ``El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos , expulsad demonios , de gracia recibisteis , dad de gracia.


GEENPEACE

miércoles, 30 de septiembre de 2009

CIPRIANO DE VARELA Y CASIDORO DE REINA





Cipriano de Valera

Fechas:(1532-1606)
Obras Disponibles:Obras temporalmente agotadas o publicadas por otras editoriales:Del monasterio al monasterio, Paul J. Hauben (Madrid, 1978). Spanish Reformers, E. Boehmer, 3 vols. (Londres-Estrasburgo, 1874-1904).
Datos Biográphicos:N. en el otoño de 1532 o el invierno del año siguiente, en un punto difícil de concretar (tampoco sabemos la fecha exacta de su muerte), próximo a Frenegal de la Sierra (Badajoz, España), de donde era natural Benito Arias Montano, a quien conoció estudiando en Sevilla. Y, según escribió más tarde, ambos oían “de muy buena gana la doctrina de los buenos predicadores de Sevilla, como el Dr. Constantino, el Dr. Egidio y otros tales”.
Con el grado de bachiller, después de seis años de Filosofía en la Universidad de Sevilla, ingresó en el monasterio de San Isidoro del Campo, donde convivió, aceptó la Reforma y salió buscando tierras donde vivir su nueva fe con Antonio del Corro (v.), Casidoro de Reina (v.) y unos quince más en el año 1557. Durante un breve tiempo residió en Ginebra, para luego instalarse definitivamente en Londres (Inglaterra). Sólo saldrá de allí para dirigir la impresión de la segunda edición de la Biblia del Oso en Holanda. Había trabajado en su revisión durante veinte años.
Enseñó en Cambridge durante una docena de años, habiendo llegado al Magdalene College poco después de que “por una gracia especial”, le le fuera concedida la titulación necesaria en Teología. Desempeñando su labor docente se casó en 1563. El 21 de febrero de 1563 se incorporó a la Universidad de Oxford como Maestro en Artes.
“Nuestro conocimiento de Cipriano de Valera está casi en proporción inversa a su importancia” (Paul J. Hauben). Sólo su gran actividad literaria, con trabajos originales o traducciones de textos tan importantes como la Biblia y la Institución de la Religión Cristiana de Juan Calvino (v.), le han salvado de caer en el olvido total.
El primero de sus libros, el más voluminoso, polémico y editado se explica por sí mismo en la portada cuando dice: “Dos tratados. El primero es del Papa y de su autoridad colegido de su vida y de lo que los Doctores y Concilios antiguos y la misma Sagrada Escritura enseñan. El segundo es de la Misa recopilado de los Doctores y Concilios y de la Sagrada Escritura” (Londres, 1588). Es el escrito que más incomodó a sus adversarios religiosos, quienes le colocaron en el Indice de libros prohibidos. Fue quemado en estatua en 1562.
Mientras sigue revisando la traducción bíblica de Reina (v.), publica una nueva edición, revisada, del Nuevo Testamento de Francisco de Encinas (v.), en base al mismo trabajo anterior de Juan Pérez (v.), y que había sido el primero de los libros que había leído de los llevados por Julián Hernández al monaterio de sus días de fraile.
La Biblia de Valera, impresa en Amsterdam, ofrece la particularidad de poner en sección aparte los libros “apócrifos” que Casiodoro tradujo, en lo que siguió a Lutero (v.). “No por conveniencia, sino por pura convicción se atuvo siempre a la teología de Calvino” (M. Gutierrez Marín). Sin él la Historia de la Reforma española estaría incompleta.
GABINO FERNANDEZ


CASIDORO DE REINA


La versión Reina-Valera de la Biblia, es quizá una de las producciones más leídas de la historia.Tal la magnitud de la trascendencia de ésta, que hasta los autores han quedado eclipsados por su obra.Uno de ellos, Casiodoro de Reina, fue un religioso español nacido en Sevilla en el año 1520 y fallecido hacia 1582.Profesó en la Orden de San Jerónimo y la abandonó más tarde para poder difundir la Palabra de Dios sin impedimentos. Publicó en 1569 la primera traducción castellana de la Biblia, versión que sirvió de base a la de Cipriano de Valera. Publicó también el Comentario del Evangelio de Mateo en 1573, Apología de la Concordia de Wittemberg en 1580 y sus Cartas.Fue monje jerónimo de San Isidro, de donde salió al mismo tiempo que Cipriano de Valera y que Antonio del Corro (autor de la Epístola al Rey de España). Fue recibido amablemente en Inglaterra y tuvo la alegría de recobrar allí a sus parientes más allegados que pudieron escapar de la Inquisición española. En Londres presidió durante un tiempo la congregación de los fugitivos.Habiendo abandonado Inglaterra pasó a Estrasburgo, donde trabajó firmemente para terminar la traducción de la Biblia iniciada por Juan Pérez de Pineda, que a su vez aprovechó los trabajos de traducción al español de la Biblia, iniciados por Francisco de Enzinas y por Juan de Valdés, trabajo el de Pérez, que aún el erudito Menéndez y Pelayo reconoció como: "el mejor en la lengua castellana" y para cuya impresión había dejado un legado.Casiodoro se trasladó a Basilea, Suiza, donde en el año de 1569, publicó la tan esperada traducción de toda la Biblia al español. Esta edición recibió el nombre de la "Biblia del Oso" porque aparecía en la portada una marca de imprenta, con la imagen de un oso intentando alcanzar un panal de miel. Los líderes cristianos y el Consejo Municipal de Basilea habían apoyado su obra con todas sus fuerzas, y como muestra de gratitud, Casiodoro dedicó un ejemplar a la Biblioteca de la Universidad de Basilea. Se tiraron de esta primera edición 2,600 ejemplares, pero a pesar de los obstáculos que había para su venta, en 1596 ya se habían agotado totalmente.Habiendo concluido su gran obra en Basilea, salió Casiodoro de esta ciudad y se dirigió a Francfort, Alemania, ciudad donde tuvo buena acogida, e incluso se le hizo ciudadano de honor. Desde allí fue a Amberes, Bélgica, para encabezar en 1579 la congregación de los franceses que se habían adherido a la Confesión de Augsburgo, iglesia que reorganizó y en la que desplegó una gran actividad.Cuando Amberes cayó en manos de Alejandro Farnesio (español opositor de los emancipados de Roma) en agosto de 1585, dejó esta ciudad y volvió a Francfort, donde su figura fue muy respetada entre los cristianos que habían emigrado a Holanda, sosteniéndose por su propio trabajo con un comercio de sedas que estableció.Algún tiempo después, teniendo más de setenta años, fue elegido pastor auxiliar en la iglesia de Francfort en 1593. Todavía ocho meses pudo ejercer su ministerio, hasta que durmió en el Señor el 15 de marzo de 1594. Su hijo Marcos fue, dos años más tarde, elegido sucesor de su padre. Fue hasta 1601 que apareció impresa una obra que Casiodoro de Reina había escrito en Londres durante 1559: la "Confessión de Fe christiana, hecha por ciertos fieles españoles, los quales, huyendo los abusos de la Iglesia Romana y la crueldad de la Inquisición d'España, dexaron su patria, para ser recibidos de la Iglesia de los fieles, por hermanos en Christo" (Cassel, 1601).La Biblia de Reina no fue la primera versión completa de las Sagradas Escrituras en español. Existía la versión de Alfonso el Sabio de 1260, pero ésta tenía ya entonces un valor meramente histórico. Los judíos de Ferrara habían editado todo el Antiguo Testamento en castellano en 1553, pero esa era una versión de difícil lenguaje, por ser demasiado literal. El Nuevo Testamento ya había sido vertido al español por Enzinas y por Pérez de Pineda con anterioridad a que lo hiciera Reina.Aparte del texto original y las versiones latinas, al hacer su traducción Casiodoro de Reina tuvo a la vista los trabajos anteriores de Valdés (por ejemplo, sus Salmos en español), de Enzinas, y de Pérez de Pineda, así como la Biblia de Ferrara.La versión de Reina es hasta hoy la más usada por los cristianos de habla hispana, con las ligeras correcciones que hizo en ella Cipriano de Valera. Ha sido durante siglos la única traducción en español asequible, y fue reconocida aún por los Romanos, como superior a las dos versiones suyas, la versión de Scío (1793), y la editada por Torres Amat (1825, traducción de José Miguel Petisco), ambas más tardías y únicas hasta tiempos muy recientes.Daniel E. Dañeiluk
FUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

contestare a la brevedad

EL GENECIS

filosofia de la no existencia de Dios

Real-time Earth and Moon phase